CÓMO ENSEÑAR MATEMÁTICA EN MODO ACTIVO

Dennys Cuscano Calderón

Magister en problemas de aprendizaje y docente de Matemática del colegio Santa Margarita

GESTIÓN EN EL AULA

Enseñar Matemáticas, a pesar de los años, sigue siendo difícil transformarla; debemos de cambiar el chip de una materia mal titulada por nuestros estudiantes como difícil, cansada, aburrida, estresante, sin argumentos, etcétera; a ser una materia divertida, amena, alegre, fácil, constructiva, participativa, pero sobre todo activa para nuestros estudiantes. Es importante resaltar que el primer paso para lograr este cambio es transformar la enseñanza de los profesores. Además,  que el estado anímico y emocional del docente repercute en los estudiantes. 

¿Por qué modo activo?

Porque fomenta la participación, el trabajo en equipo, la interactividad, el dinamismo, la motivación, las nuevas tecnologías, vanguardia y el protagonismo del estudiante; con ella se logran aprendizajes significativos, contextualizados y ofrece una variedad de procedimientos para la enseñanza – aprendizaje. Los estudiantes se convierten en verdaderos protagonistas de su propia educación, donde la función fundamental del docente es de guía, orientador y facilitador del aprendizaje. 

Toda nueva estrategia que ayude al modo activo en las clases de Matemáticas favorece el rendimiento y el interés, siendo lúdicas, interactivas y participativas. Además, todas las teorías del aprendizaje apuntan a la necesidad de prestar atención a las diferencias individuales entre los estudiantes y de orientar de manera más individualizada su aprendizaje. 

Estrategias para lograr el modo activo

1. Aplicaciones virtuales para las Matemáticas.

La tecnología hace más fácil presentar un escenario real a los alumnos, el cual sería difícil de reproducir en el aula. Por ejemplo, Excel, Geogebra, un video en You Tube de un coche saltando por una rampa, una toma en Google Earth y medir los terrenos o introducir un juego como Angry Birds para cuestionarnos principios Matemáticos. 

La tecnología permite a los alumnos grabar videos para observar y registrar datos y realizar cálculos numéricos. También pueden documentar a posteriori los experimentos realizados y los conceptos aprendidos vía blogs, sitios webs y presentaciones y compartirlos con otros centros y estudiantes. 

La creación de cuestionarios de evaluación desde plataformas virtuales como Kahoot.it, herramientas en donde el profesor crea concursos en el aula para aprender o reforzar aprendizajes o Quizziz.com donde permite modificar o personalizar preguntas para crear nuestros propios concursos o exámenes de manera divertida y lúdica.

2. Panamericanos, Copa América, Clash Royal, Fornite, Roblox

Valerse de lo que está sucediendo alrededor de tu ciudad, noticias del país o del mundo ayuda a fortalecer los aprendizajes, es decir conocer el lenguaje actual de nuestros estudiantes, lo que les interesa, distrae y divierte. 

Empaparse de esos temas ayudará a conectarte con tus estudiantes, así entablar diálogos y llevarlo a la enseñanza Matemática. Por ejemplo, la Copa América, cancha de fútbol reglamentada, medidas de los arcos, balón de fútbol, cantidad de jugadores por cada país, cantidad de habitantes de cada país, aproximaciones, áreas y más información.

Los video juegos, mal vistos por algunos profesores, son actualmente una herramienta educativa, desde el trabajo cooperativo o el valerse de las situaciones para crear problemas matemáticos con términos de su realidad como por ejemplos cantidad de gemas, arenas, monedas, cartas, personajes, escenarios, clanes, puntajes, etc.

3. Rutinas del pensamiento

Las rutinas del pensamiento, poco utilizado por los docentes, es un instrumento educativo cuyo principal objetivo es que el estudiante, de una manera individual o colectiva discuta sobre su pensamiento por medio de la reflexión y razonamiento. Por lo tanto, se trata de una herramienta ideal que ayuda a reflexionar al estudiante sobre su pensamiento en relación con un problema matemático, así como darse cuenta de si en algún momento ha cambiado ese pensamiento y por qué ha ocurrido.

Un claro ejemplo de una rutina de pensamiento sería por ejemplo Veo – Pienso – Me Pregunto. En este caso, el docente presenta una imagen, un cuadro estadístico, un problema, un video y el estudiante debe responder a las siguientes preguntas, visualizadas en una tabla de 3 x 2. Ellos pueden contestar en post-it a cada pregunta si es de manera grupal. Otras preguntas que se pueden hacer: ¿Qué datos tengo?, ¿Qué operaciones matemáticas utilizaré?, ¿Qué resultado obtengo?, ¿Qué pienso?, ¿Qué me interesa?, ¿Qué investigo?, ¿Qué sé?, ¿Qué quiero saber?, ¿Qué he aprendido?

4. MichiMate

Una estrategia que se puede utilizar para la resolución de problemas y ejercicios matemáticos es la actividad MichiMate, sabiendo cómo es la regla del juego donde formar una línea vertical, horizontal o diagonal, el estudiante debe resolver la actividad propuesta siguiendo la línea indicada por el profesor. También puede cambiar la actividad con un juego en parejas y cada alumno debe resolver el ejercicio para poder ganar formando tres en raya.