EN BÚSQUEDA DEL PESO SALUDABLE

Los niños y adolescentes en edad escolar debieran contar con ambientes, llámese quioscos, comedores, entre otros espacios, que les oferten alimentos saludables, a un precio asequible a su bolsillo, de este modo creándoles hábitos para comer sano.

BIENESTAR ESCOLAR

BIENESTAR ESCOLAR

Ante la alta tasa de crecimiento de obesidad en niños y adolescentes en edad escolar, que se registra en Perú, Ricardo Suazo, Licenciado en Nutrición, Magister en Nutrición Clínica y docente de la Carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), nos orienta de cómo desde la escuela se puede promover la cultura de hablar y comer para tener un peso saludable.

El nutricionista sostiene que el primer requisito a tomar en cuenta es la relación peso y tamaño de la persona y, en paralelo, su estructura física. Luego, la alimentación adecuada que asegure la salud óptima del educando, lo que le permitirá un ritmo de crecimiento adecuado a su edad, desarrollarse de la mejor manera posible, logrando su máximo potencial intelectual y físico para conseguir sus metas.

 

Rol de la escuela

Las escuelas como primera acción debieran cerciorarse de que en los quioscos, cafeterías y comedores cuenten con programas diseñados a ofrecer alimentos saludables, reducir el consumo de alimentos procesados y evitar los ultra- procesados. La segunda acción estaría enfocada a incrementar el tiempo fuera del colegio a la práctica de actividad física. “Se adolece notablemente de este aspecto en nuestro país porque es muy poca la atención que se le da respecto al tiempo que se le dedica a la actividad física; por tanto, es hora de tomar en cuenta los beneficios tanto físicos como intelectuales de tener un nivel de actividad física adecuado sobre la salud de una persona”, precisa Ricardo Suazo.

El nutricionista expresa que los hábitos alimentarios se inician en casa y, simplemente, el colegio debe ser el refuerzo y soporte para contribuir desde ese espacio a crecer en un entorno alimentario saludable. Si el niño ha recibido una adecuada formación de sus padres creándole hábitos alimentarios, esto le parecerá normal en su vida cotidiana. En caso esto no se haya efectuado a tiempo, en la niñez, los padres y la escuela aún tienen la opción de poder corregirlo con su propio ejemplo (alimentándose sanamente) y a través actividades informativas y creándoles espacios idóneos donde ellos puedan acceder a una buena alimentación. La creación de estímulos en pequeños y grandes es crucial para mejorar la nutrición y fortalecer los buenos hábitos alimentarios.

 

Tome nota:

6 tips que un alumno debe tomar en cuenta:

  • Respetar los tiempos de comida: Principales (desayuno, almuerzo y cena), y refrigerios (lonchera y media tarde).

  • Establecer un horario de comida.

  • Incluir todos los grupos de alimentos en la dieta del niño y adolescente.

  • Comer despacio, masticar lentamente y disfrutar de la hora de la comida.

  • Practicar actividad física al menos una hora por día, fuera del colegio, para niños y adolescentes.

  • Tomar agua y no esperar a tener sed. Cada hora o dos horas aproximadamente.

 

Como promover una buena alimentación :

  • El niño debe ser parte de la planificación del menú de la semana en su familia. Esto le permitirá ser parte de la responsabilidad compartida con sus padres en la práctica de buenos hábitos alimentarios.

  • Cada alimento es importante para permitir un aporte adecuado de energía en el momento adecuado que es necesario.

  • Preferir alimentos naturales cuyos nutrientes van a contribuir con el proceso de crecimiento y desarrollo, así como a un buen estado de salud.

  • Una alimentación sana y la práctica diaria de actividad física permitirán establecer un estilo de vida saludable y un buen estado de salud del escolar.

 

Consejos para una lonchera saludable:

• Esta no tiene que ser tan elaborada y debe contener lo siguiente:

• Alimento energético como el pan de molde untado con mantequilla y mermelada.

• Alimento regulador como una fruta, de preferencia de estación.

• Alimento constructor como el huevo sancochado con cáscara, tortillas o botella de yogurt. Y, por último, el agua sí o sí debe estar presente en la lonchera.

• No se deben considerar en las loncheras alimentos ultra-procesado. Esto lo único que aporta es azúcar y si se come debiera ser de manera esporádica.