LA DISLEXIA

Patricia Sanz Velit

Licenciada de Educación Primaria y Especialista de audición, lenguaje y aprendizaje

BIENESTAR ESCOLAR

El aprendizaje de la lectura es como un parto intelectual. El niño desde que nace va desarrollando sus funciones psicológicas, cognitivas y lingüísticas mediante la interacción entre su maduración biológica y los estímulos que recibe de su ambiente. Llega el momento que alcanza el nivel de madurez suficiente para poder descifrar la comunicación Trastorno del aprendizaje caracterizado por la dificultad para leer.escrita e incorporar los signos gráficos a su lenguaje. En este momento su vida adquiere una nueva dimensión cultural.

Con el aprendizaje de la lectura el niño adquiere una vía más estable y personal de acceso a la cultura y una manera activa de participar del conocimiento común guardado desde hace siglos en los libros, permitiéndole gozar de la creación, la poesía y de la literatura.

El éxito en el aprendizaje de la lectura implica tres realizaciones personales de gran trascendencia para la vida del niño: La primera es la satisfacción de una motivación social y familiar, colocándolo en igualdad de condiciones en la habilidad de entretenerse y aprender de los libros. La segunda es la satisfacción que produce el dominio de destrezas básicas y que implica el domino de sí mismo, de sus percepciones y de su lenguaje. Y, la tercera es aprender a manejar una técnica instrumental que le permitirá descifrar el contenido de los textos y avanzar en el logro de nuevos conocimientos.

 

Recomendaciones para el educador en el aula

Cabe recordar que su actitud debe ser positiva y constructiva, ya que para tener éxito solo requiere una enseñanza diferente. Asimismo, tener bien claro lo que usted espera del niño, aceptando que haga preguntas sobre las lecciones y asegurándose que sí ha entendido las instrucciones. También comprobar que el entorno sea estructurado, previsible y ordenado, ya que responde mejor cuando se le da ciertas premisas. Aceptar y admitir que el niño tardará más tiempo en aprender y que se cansará más rápido que los demás. Asegurarse que las instrucciones y explicaciones sean claras, de acuerdo a su ritmo y volviendo a repetirlas si son necesarias. No utilizar jamás amenazas, ni súplicas o castigos para que mejore su rendimiento escolar, pues el niño no responderá y tendrá efectos negativos sobre su autoestima, rendimiento y confianza en usted. Es altamente positivo, elogiar las capacidades del niño, sus fortalezas y sobre todo su esfuerzo y coraje para enfrentar su dislexia, sin olvidar el dolor psíquico que ésta le produce.

 

Sugerencias didácticas

Es de vital importancia aplicar la enseñanza basada en métodos multisensoriales, es decir, aquellos que utilizan el tacto, el movimiento y el color como canal de aprendizaje, además de la vista y el oído. Adaptar el programa de estudio a las necesidades del niño y establecer un equipo con el niño y sus padres, para ayudarlo y acompañarlo en su dislexia. También no permitirle que sus compañeros se burlen de él y explicarles qué es la dislexia. Animarlo siempre y elogiarlo por sus talentos y aptitudes, evitando ponerlo en situaciones que fracasará. Asimismo, a medida que aprenda palabras, se hace necesario el conocimiento de un código que relacione las combinaciones de las letras con los sonidos de las mismas. Así el niño logrará establecer una correspondencia entre grafemas y fonemas.

De otro lado, por la vía ortográfica y la identificación de palabras, recurrirá el niño a las secuencias con significado (morfemas) que tiene almacenadas en su cerebro. En este sentido, hay que reforzar la memoria corto plazo y largo plazo, favoreciendo así, el almacenamiento de la información y el acceso a la misma. Y, en paralelo, utilizar la técnica de repetición intensiva para reforzar la nueva información que recibe el niño y no olvidar darle copias de apuntes de lecciones y lista de lecturas obligatorias. Además, recordar minimizar los deberes sobre todo en la lectura y escritura por el sobreesfuerzo que le representa al niño y favorecer el uso de computadoras para escribir los textos y utilizar procesadores y correctores ortográficos.