LOS ORGANIZADORES GRÁFICOS EN EL APRENDIZAJE

Augusto Pérez Rosas Cáceres

Neuroeducador y Director-Fundador del Instituto Desarrollo Intelectual

GESTIÓN EN EL AULA

“Según Novak hay que leer los mapas conceptuales de arriba abajo, yendo de los conceptos de orden superior -más generales-, en la parte de arriba, a los de orden inferior -más específicos-, en la parte de abajo. Los mapas conceptuales poseen asimismo intervínculos, que muestran las relaciones entre ideas de distintos segmentos del mapa”

Desde inicios de los años 70 se presentan diversos estudios sobre las llamadas “representaciones mentales”. En ese sentido, se sustentaba que, si la persona representaba visualmente lo que estaba leyendo, la comprensión y la retención sería más efectiva.

Entonces, en esta línea, trabajos experimentales de Bower mostraron que el imaginarse era una operación mental ejecutable por las personas y que era beneficiosa para la organización y retención de la información. Sin embargo, los orígenes del uso de las técnicas de representación del conocimiento o técnicas gráficas aplicadas a la enseñanza se encuentran en el “cuadro sinóptico”. Es la técnica más antigua y usada por los profesores en la enseñanza, a través de una jerarquía de conceptos presentados entre llaves y de una manera vertical.

Tendencia educativa

Fue Barron, quien, en 1969, propone el concepto de “organizador gráfico” basado en la idea de “organizador de aprendizaje” del psicólogo David Ausubel. El primero considera que para que el organizador cumpla su función debería ser gráfico por cuanto es una representación visual del conocimiento estableciendo las relaciones jerárquicas y paralelas entre los conceptos y los detalles específicos. Es por ello, que, en sus inicios, el trabajo de Barron no fue entendido, pero ahora éste ha sido retomado con mucha fuerza, por lo que su propuesta viene siendo la más usada cuando se trata de incluir a todas las diversas técnicas gráficas de representación del conocimiento.

No obstante, también, se precisa que algunas técnicas específicas han ganado un espacio en el campo educacional, tanto en la didáctica de la enseñanza como en la didáctica del estudio, y son ampliamente conocidas y usadas. Entre las más reconocidas están la línea de tiempo, la tabla sinóptica, el diagrama causa y efecto, el mapa conceptual, el mapa mental, el diagrama de flujo, el esquema de llaves, el esquema de flechas, el diagrama UVE y el mapa semántico.

En el caso de los mapas cognitivos u organizadores gráficos-visuales que permiten diferenciar, comparar, clasificar, categorizar, secuenciar, agrupar y organizar gran cantidad de información. Se tiene varios tipos: mapa conceptual, mapa mental, mapa semántico, mapa de la palabra y mapa de definición de conceptos, entre otros. 

Fundamentos académicos

Joseph D. Novak, profesor de la Universidad de Cornell, fue un colaborador de David Ausubel en la explicación y difusión de la teoría del aprendizaje significativo. Trabajo la idea del mapa conceptual desde los años 70 y es a mediados de los años 80 cuando, recogiendo los aportes de Ausubel, desarrolla los mapas conceptuales como una ayuda para la enseñanza y el aprendizaje, organizar el pensamiento y llevar a cabo un estudio eficaz.

El modelo planteado por Novak (1998) es su libro titulado:  Conocimiento y Aprendizaje, se destaca a los mapas conceptuales como herramientas facilitadoras para escuelas y empresas, donde se considera tres elementos fundamentales: los conceptos, las proposiciones y las palabras-enlace. Entonces mediante esta técnica se relacionan conceptos conectivos verbales para conformar las proposiciones. Así mismo se constituye una representación gráfica de conceptos y sus relaciones, donde los conceptos guardan entre sí un orden jerárquico y están unidos por líneas identificadas por palabras (de enlace) que establecen la relación que hay entre ellas.

Según Novak hay que leer los mapas conceptuales de arriba abajo, yendo de los conceptos de orden superior -más generales-, en la parte de arriba, a los de orden inferior-más específicos-, en la parte de abajo. Los mapas conceptuales poseen asimismo intervínculos, que muestran las relaciones entre ideas de distintos segmentos del mapa.

Tony Buzan, considerado el padre del mapa mental, desde inicios de los años 70, propone el uso del “mapa mental”, o sea, la representación del conocimiento haciendo uso de los dos lados del cerebro. La representación gráfica incluye texto, figuras geométricas, imágenes, líneas, números y colores, entre otros. Es un organizador visual más elaborado y complejo. Se argumenta grandes beneficios para potenciar nuestra capacidad mental y para mejorar en la retención y comprensión. En 1996, él junto a su hermano Barry Buzan publican el libro de los mapas mentales, donde subrayan como utilizar al máximo las capacidades de la mente, con la demostración de que el mapa mental es organizador gráfico que permite desarrollar la creatividad, resolver problemas, tomar decisiones, incrementar la capacidad para asimilar, procesar, recordar la información y llevar a cabo un estudio eficaz.

Pearson y Johnson, en 1978, fueron los primeros en describir la táctica del mapa semántico, llamado, también, Grafo Léxico, Cadena Semántica, Red Semántica u Organizador Semántico. Posteriormente ha sido difundido por Heimlich y Pittelman, en 2001, en el libro “Elaboración de Mapas Semánticos como estrategia de aprendizaje”. Al igual que los mapas conceptuales y mentales, relaciona conceptos, pero de una manera más libre, siendo una estructuración categórica de información, representada gráficamente, que no tiene una jerarquía definida. Los formatos son de dos tipos: fijos y libres. Siendo los primeros propuestos por Sinatra, Stahl-Gemake y Morgan (1986) de cuatro tipos: de organización narrativa secuencial, temático o descriptivo, de comparación o contraste y de clasificación.

Es una táctica de aprendizaje que expresa en forma gráfica la estructura categórica de una información o contenido a través de la relación de ideas, conceptos o palabras fundamentales que integran un concepto mayor y que lo definen y explican. Permite, además, promover la actividad mental del aprendiz, mejorar el vocabulario y el significado de nuevas palabras, y cómo ayudar para el estudio, al tomar conciencia de la relación de palabras entre sí.

Se le recuerda valorar la elaboración de los mapas cognitivos porque tienen diferentes usos, que nos permitirán una adecuada gestión en el aprendizaje.

  • Para organizar los propios conocimientos que se tienen.

  • Para hacer que los alumnos, a través del trabajo grupal, organicen los conocimientos adquiridos.

  • Para las exposiciones y presentaciones en las instituciones educativas y empresas.

Tome nota: