El liderazgo es uno de los factores claves para el desarrollo de una educación de calidad. En este contexto, Mercedes Varas, nos comenta cómo el sector educativo afronta esta realidad.

“TODO COLEGIO DEBE CONTAR CON UN PLAN DE ACCIÓN PARA GENERAR LIDERAZGO”

LIDERAZGO EDUCATIVO

Mercedes del Pilar Varas Castillo

Directora General y Coordinadora del Programa PYP del Colegio San Agustín (Lima)

En el Perú, ¿el liderazgo educativo es una realidad o un mito?

Nuestro país ha tenido que enfrentar diferentes etapas críticas, adaptarse a contextos y situaciones de conflicto político, económico y social. Asimismo, ha construido un nuevo presente basándose en los errores y aciertos del pasado gracias a personas que han liderado el cambio. Entonces, ante la pregunta, ¿existe liderazgo en el Perú? es un sí rotundo y no es un mito, pues hemos logrado aportar un sentido de oportunidad y desarrollo desde aquel empresario que lleva adelante una organización y genera empleo, un maestro que trasciende y lidera a un grupo de estudiantes hasta cómo un sacerdote es capaz de liderar a sus fieles con un propósito trascendente.

 

¿Cómo estamos trabajando en esta transformación personal y educativa de los docentes para generar el cambio? ¿Hay una estrategia como sector educativo o país para su afianzamiento?

La transformación personal y educativa del docente parte de una real vocación de la comprensión del propósito personal que tenga como maestro y ser humano. Considerando esta afirmación como punto de partida, el Colegio San Agustín proporciona experiencias a todos nuestros educadores, que les permita gestionar y liderar su aula, vincularse con los estudiantes y familias, aceptando la enriquecedora diversidad de cada uno de ellos, llevándolos a esforzarse por atenderlos bajo una mirada de respeto e individualidad, aceptando que el error es una oportunidad de aprendizaje y que los riesgos que pueda tomar generan un cambio. Nuestra escuela acompaña a la luz de la fe en Dios este camino de formación espiritual del maestro y el proceso de convertirse en un líder cristiano.

 

Nuestro nivel de liderazgo educativo, qué puntaje tendría del 1 al 10. Esto se trata de un tema de inversión, de estrategia o de ganas. ¿Cuál es su apreciación?

Considero que para evaluar o ponderar el nivel de liderazgo educativo en el país tendría que tener claro los criterios o rúbricas de evaluación, pues de lo contrario puede resultar subjetiva, fragmentada y confusa mi apreciación. Sin embargo, la valoración que considero más importante en el tema de liderazgo es el compromiso y la actitud del docente sin dejar de lado que todo colegio debe contar con un plan de acción. Para generar liderazgo en nuestras escuelas es necesario tener en cuenta que el plan de acción es parte del plan estratégico por lo tanto requiere de una inversión a ser considerada en nuestro presupuesto.

 

¿Considera que hay características cruciales que sí o sí se debieran reforzar para ser parte de esta transformación? ¿Cuáles son estas características?

Considero que sí hay características cruciales para transformar y liderar en una escuela. Primero es la adaptación a los cambios, la empatía como un medio necesario para generar los vínculos con los estudiantes, padres de familia y entre colaboradores; el manejo de situación de crisis, el autoconocimiento y autoestima personal; es muy importante conocerse, aceptarse y valorarse. Definitivamente un docente que no tiene un equilibrio en sus emociones no podrá liderar a sus estudiantes, debe alcanzar la madurez humana.

En el colegio San Agustín

Mercedes Varas dejó Chiclayo, en 2009, donde su objetivo fue impulsar el Bachillerato Internacional, para asumir, desde el 2013, el desafío de la Dirección Académica de Inicial y Primaria del Colegio San Agustín de Lima, con Bachillerato Internacional Programa Diploma, con el poder adquirir la acreditación del Programa Escuela Primaria (PEP), lograda en diciembre 2018. En Perú, solo trece colegios ostentan esta categoría.

Para este 2019, mis objetivos se orientan a la consolidación del Programa PEP, fortalecimiento del manejo del idioma inglés y, convertir una línea en la que un programa vaya de inicial a 5to de secundaria, con un Programa de Indagación, y, el PEP se orienta sobre este punto, entonces, en base a esto, nuestro fin como colegio es continuar con Primero, Segundo y Tercero de Secundaria, que son los años para el Bachillerato Internacional, Programa de Años Intermedios, y ser reconocidos y distinguidos por tener esta trazabilidad integral de ambas acreditaciones.

No obstante, a estos desafíos educativos, la institución académica abraza una de suma importancia, que es responder a la visión de conformar familias unidas en el amor y, ¿cómo hacer que esta visión se aterrice en un colegio?

Hemos identificado que, en los últimos años, el colegio ha trabajado muy intensamente en problemas de aprendizaje como emocionales, pero nos hemos dado cuenta que, a pesar de trabajar estos aspectos con los alumnos, sino se trabaja con las familias, estos cambios no se concretan.

Los resultados de las últimas estadísticas efectuadas en el colegio expresan que los problemas de separación de los padres de familia y divorcio ahora se inician en un cuarto grado y quinto de Primaria y ya no en la Secundaria y, esto con mayor incidencia.

Entonces, subraya Mercedes, ¿de qué manera podemos llegar realmente a poder alcanzar esa visión que tenemos como colegio? Nuestros fines han cambiado y nuestros esfuerzos se orientan a no hablar de acciones para padres como hijos de modo independiente, en días y sesiones individuales, sino de familia. Para este año, la agenda comprende retiros de familia, en los grados en los que encontramos una mayor dificultad. Asimismo, los talleres para padres, ya instaurados, se intensifican para esto los pueda ayudarlos en su vida espiritual, que es importante cultivarlo porque una familia que reza unidad y tiene a Dios presente en sus hogares cuenta con esas herramientas para poder sobrellevar cualquier inconveniente que se le pudiera presentar como seres humanos que somos y que debemos afrontar para seguir creciendo en familia.